Actualízate con la última revolución

Me encantan las bicis eléctricas, ¿qué puedo decir?, estas bicis son muy cómodas y divertidas. Para andar en estas bicis no se necesita permiso ni seguro, y ponerlas en funcionamiento no es para nada complejo. Para echar a andar una bici eléctrica se acciona el motor con una llave y basta con pedalear para mantenerlo funcionando. El ciclista es quien decide a qué velocidad ir, si pedalea con suavidad irá a una velocidad mínima y/o normal y si pedalea con más fuerza irá más rápido, como indica la lógica.

En ciudades donde el tráfico es muy grande y ocurren atascos de horas y horas, muchas personas utilizan las bicicletas eléctricas para desplazarse de un lugar a otro, pues como estos vehículos se rigen por las mismas directrices que las bicis normales, pueden andar por los carriles destinados a las mismas.

En fin, que un deporte ecológico, un buen rato, una práctica sana de ejercicios y muchísima diversión se pueden obtener conduciendo una bicicleta eléctrica. Eso sí, siempre se ha de respetar las leyes del tránsito y cumplir con las normas de seguridad como el uso del casco, rodilleras y coderas. La seguridad del conductor es y será siempre lo primero.