¿Por qué todos los niños quieren ser magos?

Todos los niños pasan una etapa en la que su mayor deseo es convertirse en magos capaces de hacer posible lo imposible, pero, ¿a qué se debe esta tendencia?  Nos informan el mago en Barcelona.

“Los niños quieren ser magos porque los conciben como las únicas personas que pueden transformar el mundo según sus deseos. Esto sucede a cierta edad, cuando empezamos a percibir que hay cosas que no funcionan como deberían. Por ejemplo, cuando un padre no acude a una actuación de su hijo porque ha tenido problemas en la oficina y no ha podido salir a tiempo, el niño comienza a fantasear con lo que puede hacer para que esto cambie. Y una de las opciones más habituales es querer convertirse en mago para darle a su padre más tiempo o retrasar la actuación para que pueda llegar” explica Miriam Artés, una importante psicóloga.

Sin embargo, esta es sólo una primera fase ya que los niños pronto se dan cuenta de que la magia, al menos la que está al alcance de su mano, se basa en el ilusionismo.

“Los niños que de verdad quieren convertirse en magos, adquieren libros sobre trucos o juegos de magia y son conscientes de lo que es el ilusionismo, pero no por ello dejan de estar fascinados con la posibilidad de jugar con los sentidos” sostiene la especialista.

En la actualidad, son muchos los niños que desean convertirse en magos y acuden a clases especializadas. De hecho, cada vez más padres contratan a magos para cumpleaños o para comuniones por expreso deseo del festejado.

“En un mundo en el que parece que todo está inventado, la magia sigue manteniendo su papel como protagonista, sobre todo entre los más pequeños que sueñan con un mundo mejor. Lo vemos al comprobar que los libros o las películas que más triunfan en ventas o en los cines son aquellas que tratan sobre temas mágicos, como ocurrió en su día con Harry Potter. Del mismo modo, los magos para fiestas infantiles siguen siendo una de las actuaciones más solicitadas, por encima de los payasos o de los animadores” declara.

De esta forma, la magia se mantiene viva y pasa de generación a generación como una de las disciplinas más fascinantes del mundo.


Dejá un comentario